FUERA DEL CONCURSO DE RELATOS, XXVIII Edición: LA GUERRA DE LOS MUNDOS de H.G. WELLS (III)


La invasión dormida

Las noticias, acerca de que algunos satélites de comunicaciones estaban fallando, no nos inquietaron mucho cuando los científicos lo achacaron a una mayor actividad de manchas solares. Estas producían, aparte de interferencias radioeléctricas, pulsos electromagnéticos que acababan friendo la circuitería electrónica.

En las semanas siguientes la cosa se fue poniendo seria porque estos PEM también estaban afectando a los satélites GPS, incluso los militares secretos con sus protecciones añadidas. La reposición de todos estos pequeños ingenios electrónicos empezó a suponer un coste insostenible al no funcionar más allá de una o dos semanas.

Finalmente, ni un satélite activo había en órbita, fuera del tipo que fuera. Así que nos quedamos sin GPS o cualquier otra comunicación incluida la del tiempo. Por otra parte, después de bastantes incidentes parecidos en la electrónica de las aeronaves, también se fijo que por encima de diez mil pies era un riesgo casi suicida que un avión volara.

Esta situación provocó que las conexiones digitales fueran a nivel de las ciudades, comunicándose entre ellas, por fibra óptica. Y todos los pueblos que no tuvieran conexión con la red de fibra, para comunicarse externamente, tuvieron que recuperar la telefonía analógica. De ahí que el mercado de las viejas emisoras de CB y de radioaficionados tuviera un auge y uso desmedido.

En cualquier caso, al no haber propagación en las capas altas, el alcance de esta comunicación hertziana no superaba el centenar de kilómetros. Suficiente para que los pequeños pueblos no quedaran incomunicados en este apagón digital. Por su parte, los barcos gracias a los drones si podían aumentar significativamente el radio de sus emisoras, pero en alta mar sin tierra a más de quinientos kilómetros estarían igual de incomunicados.

A falta de «los grandes hermanos» que todo lo veían desde el cielo, las mafias, carteles y terroristas en general, empezaron a campar a sus anchas al no quedar constancia de sus fechorías. Muchos gobiernos, nostálgicos de su época colonial, también usaron su doble moral para apuntarse a este vandalismo del: «Mientras no te pillen tú no has sido».

Fueron años muy complicados con esta ley de la selva que imperaba fuera de las grandes urbes. Cientos o miles de micro guerras y matanzas pasaron así inadvertidas; por la falta de una comunicación estable o, cuando menos, fidedigna. De hecho, hasta las dos siguientes generaciones no comenzó a haber un cambio en la situación.

Así, después de cuarenta años de pillaje, se empezaron a dar cuenta que lo asesinado y robado no les daba más poder; sino que aumentaba la miseria al bajar alarmantemente, la producción de cualquier materia prima, o de casi cualquier alimento. Como un paso evolutivo inesperado fueron los soldados invasores y los mercenarios quienes transformaron sus vehículos bélicos en herramientas de trabajo.

Hasta a los piratas, que habían proliferado en todos los mares, les dejó de ser rentable apoderaras de los barcos y pedir rescate. Las negociaciones, por la falta de medios de comunicación, podían empezar después de echarse a perder la carga de sus bodegas. Finalmente, siendo estos corsarios los mejores conocedores de los mares, empezaron actuar de guías bien pagados por los mercantes.

En los diez años siguientes las relaciones entre países, pueblos o comunidades, pasaron de ser parasitarias a simbióticas. La masiva reforestación también dio un respiro a la situación climática y sobre todo a la calidad del aire. Incluso las farmacéuticas se dedicaron, en exclusiva, a buscar soluciones y no placebos temporales para las enfermedades.

Fueron estos pasos en esta nueva sociedad, a medio camino entre tecnológica y tradicional, los que propiciaron la invasión alienígena de nuestro planeta La Tierra. Todo comenzó un día de julio justo cincuenta años después del apagón digital de nuestros satélites orbitales.

El despejado cielo se cubrió de numerosas y enormes sombrillas con aspecto metálico, como si de una plaga de medusas voladoras se tratara. A todos nos cogió por sorpresa y vimos como, los platillos volantes de menor tamaño, iban aterrizando; en nuestro ahora, tan querido, planeta. Ese inesperado encuentro nos dejó paralizados sin saber que respuesta dar.

Los invasores, según iban saliendo de las respectivas naves, se quitaban el casco como si ansiaran respirar aire natural. Su aspecto, todos eran tan grandes como pívots de baloncesto, mas que intimidante resultaba tranquilizador por su mirada de inocentes cachorrillos.

Solo los más viejos recordamos como era la época digital así que, a las pocas semanas de la llegada de nuestros vecinos de las estrellas, cuando recobramos esa tecnología no podíamos darle crédito. Curiosamente, El Sol empezó a recobrar la normalidad dejando de enviar los dichosos pulsos electromagnéticos que nos tuvieron medio siglo sin satélites, el mismo día que ellos pisaron La Tierra.

Finalmente nos enteramos de que nuestros visitantes estuvieron ocultos, tras El Sol lanzándole misiles energéticos, durante cincuenta años. Desahuciados de su galaxia, por un cataclismo, errantes vagaban por El Universo hasta que vieron un planeta, con posibilidades, de ser colonizado. Pero cuando vieron nuestra situación su Ordenador Tera Cuántico ideo este plan para evitar un conflicto intergaláctico.

Los misiles, al tiempo que provocaban PEM´s, también recargaban de energía al sol. Nosotros, ciegos al exterior, sacaríamos a la luz los bajos instintos; extinguiéndonos o, con el tiempo, aprenderíamos a colaborar. Ellos se pasaron los cincuenta años durmiendo hibernados, para estar frescos y descansados a la hora de invadir LaTierra.




12 respuestas a «FUERA DEL CONCURSO DE RELATOS, XXVIII Edición: LA GUERRA DE LOS MUNDOS de H.G. WELLS (III)»

  1. Demasiado peligroso, una especie que altera la estrella con planes de colonización de nuestro planeta es completamente una transgresión a los acuerdos Galácticos. Habra sin duda una guerra con sendas bajas en lado y lado, eso si el Baloncesto será mas popular que el futbol.

    Le gusta a 1 persona

    1. Su ordenador tera cuántico ya previno eso y de ahí que nos dio la opción de evolucionar como personas. De otra forma la invasión y posterior convivencia habría sido mucho más complicada y como dices con numerosas bajas. Los PEM eran efectos secundarios de la recarga solar aunque vinieron muy bien para los planes de la colonización pacífica de La Tierra.
      Saludos 👽🖖🏼

      Le gusta a 1 persona

  2. Me encanta tu enroque en esta historia, JM. Confirmas lo que hemos hablado en el Acervo. Tu imaginación no tiene límites y estás dejando que se desborde para nuestro regusto.
    ¿No sé si eres consciente que después de las cosas que nos están pasando en estos dos últimos años, el desastre tecnológico y la invasión extraterrestre pueden estar disponibles para la próxima temporada?
    Virgensita, ayúdama a cavar un bunker. 😂😂😂
    De lo que ya no estoy seguro, aunque resulta alentador leertelo, es que los malosos se reconviertan en valerosas ayudas para la supervivencia. La maldad humana es tan miserable que destruye hasta sus propias cenizas.
    Dejaremos una fina grieta a la esperanza.
    Aplausos por la recontinuación de la historia y me voy para la siguiente que ya está esperando.
    Abrazo con espuma. 🤗☺️🍻🍻🍻🍻

    Le gusta a 1 persona

    1. Que quieres que te diga JA. A poco que nos conozcan los invasores saben que dándonos carrete tranquilamente se pueden echar la siesta y luego llegar incluso como salvadores. No hay listos más tontos que los necios y parece que estamos en sus manos, el tiempo dirá si evolucionamos o solo pastamos.
      En cualquier caso, tu y yo nos tenemos que preparar y cuando menos ser alquimistas cerveceros para no depender de las marcas que seguro en el futuro nos cobraran una fortuna por consumición.
      Te agradezco las visitas porque puedo 🍻🍻🍻🍻 a gusto sin acabar 🤪🖐🏼

      Le gusta a 1 persona

  3. Este relato me ha gustado bastante, muestra mucho ingenio la idea de que los alienígenas estuvieran a la espera de que los humanos recobráramos la cordura. El principio de tu relato tiene tintes proféticos ya que efectivamente una cosa así, un apagón digital por emisiones de masa coronal del sol, podría pasar. Un saludo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola, Pepe. Pues si te animas por aquí fijo que te leeremos, ya conocemos tu buen teclear. En cuanto a esta historia las inteligencias superiores lo son por algo, así que: «Con civilizaciones hostiles, si te ocultas tras su Sol, y paciente te echas la siesta, el planeta será más fácil de colonizar». Lógica cuántica básica 👽🖖🏼

      Me gusta

  4. Entretenido relato, Vanjav, de interesante trama. En que imaginativamente unes un cataclismo natural de origen aliengena con su secuela la crisis tecnológica. Muy creativo y por lo que veo también muy productivo.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Hola, Carles. Todo va relacionado y las inteligencias superiores lo demuestran no bajando a la arena de las inferiores para ponerse a su nivel. Al evolucionar ya se pueden poner de acuerdo y cambiar la hostilidad por negociación. Me alegro de que te haya parecido interesante, gracias por pasar y comentar. 👽🖖🏼

      Me gusta

  5. ¡Hola, JM! Bueno, ahora que dispongo de tiempo lo primero es agradecerte la maratón de relatos que nos has regalado ¡10 nada menos! Este relato me ha parecido diría que hasta profético. Sin duda, si una civilización extraterrestre decidiría invadirnos lo primero que haría sería aislarnos e incomunicarnos, a partir de ahí la propia naturaleza humana les allanaría el camino. Me gustó la reflexión de que nuestra cacareada era digital se cimenta en pilares tan frágiles como que los satélites sean destruidos. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, David. Si que ha sido un maratón, dejas la puerta abierta a los fuera de concurso y este fresco se cuela hasta dentro 😂🤣
      La verdad es que el tema ha sido, como has visto, de lo más inspirador y tirar de las riendas a la imaginación para mi es delita, ya se encarga ella también de desaparecer sin decir ni adiós largas temporadas.
      Eso sí he procurado lo más posible que fueran historias diferentes para no aburrir más de la cuenta al personal.
      Me alegro que en esta te haya gustado el enfoque, yo si fuera marciano creo que eso mismo haría antes de un enfrentamiento abierto. Gracias por comentar y saludos 👽🖖🏼

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.