Diario de un percebe (soso): Lunes 16 de abril


Yo siempre tengo algún motivo, para marcar los lunes como el peor día de la semana. En esta ocasión era todo lo contrario, el domingo me estaba quedando dormido antes de media noche así que podría empezar la semana como el dios de los ateos manda.

Je, no se hizo esperar este lunes y, literalmente, a las cero horas 00:00 me empezó a dar la nota. En mi primer sueño oigo una alarma de esas que van incomodando más a cada tono. Era el reloj termómetro que tengo para saber como anda la cosa meteorológica por la mañana, pues el cab… se pone a sonar justo a media noche. Bueno, le di al botón y lo apagué.

Son las doce y cinco y vuelta con la música de la put… alarma, que obsesión. Otra vez la vuelvo a apagar e intento que el sueño no se me vaya del todo.

Las doce y diez, de nuevo, ese sonido que no se puede ignorar y me altera hasta quedarme sin juramentos. La host… que le pasa a este hijop… de reloj. Me va a dar la noche.

Ya se que es increíble, las doce y quince y la misma historia, no hay manera de silenciar esta maquina perturbadora del sueño. Le manda cojo… por más que le desactivo a los cinco minutos me recuerda su odiosa melodía.

Al final no me queda otra que encender la luz y ver como puedo silenciar de una manera civilizada semejante bastardo tecnológico. Tengo dos opciones, o cambiar la hora de la alarma, o quitarle las pilas y resetear toda la programación.

Lo dicho, le pongo la hora de despertar por la mañana pero, a pesar de mi incordio, me quedaba un punto de rebeldía y no le pensaba dejar salirse con la suya a ese engendro electrónico.

Le quité las pilas, se las volví a poner y le metí pacientemente todos los datos, que son unos cuantos, la campana de la alarma no estaba activada así que después de jod… media hora de sueño, más otra en volver a reconciliarme con Morfeo, me salí con la mía y esa maquina no pudo con el percebe.IMG_20180416_204513

  JODETE 😛

22 comentarios sobre “Diario de un percebe (soso): Lunes 16 de abril

    1. No creas antoncaes, yo no vuelvo a caer, del percebe solo se ríe el vanjav y porque me da pena partirle la jeta.
      Tengo plan B, C y D lo de poner la hora de la mañana, quitarle las pilas, meterlo en el microondas.
      E, F, G anular el zumbador cortando la pista de cobre (soy un manitas en eso), buscar las instrucciones y ver como se anula la puñetera alarma. Regalarselo a un compañero o amigo pesado, seguro que me deja de hablar y no me da más la paliza 😀

      Le gusta a 2 personas

  1. A ver querido percebe, ¿para qué quieres que te chive acústicamente la temperatura que tú consideras extrema, a caso te va la vida en ello? El esceso de información nos mata. Si te sirve de consuelo a mi también me ha pasado algo parecido. Al final he vuelto al despertador del móvil con una melodía de Areta Franklin. Al menos, si suena a destiempo es un placer escucharla 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. No Mar, se volvió loco o, más bien, fui yo la última vez que le sintonize. El caso es que a media noche es desesperante su soniquete.
      Yo también tengo el smartphone con una melodía más adecuada a las seis y pico 😁
      En cuanto a la información, el hecho de tenerla, no implica que la mire😂😂
      Saludos Mar🖐️

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.