Escribir jugando (septiembre)


septiembre 2019

Keiko y el abanico poseído

Keiko era tan pobre como inteligente, y para evitar acabar de Geisha, ocultaba su belleza, bajo maquillaje de vieja, vendiendo flores.
Hizo un pacto con Izanami para mejorar su condición. La diosa, no fiándose de ella, le entregó un abanico poseído por un demonio; que, de cerca, la controlase.
Pasados diez años, Keiko era una rica hacendada y morir debía, para cumplir con el trato, e ir al inframundo eternamente.
En la fuente, del templo de Izanagi, Keiko se arrojó abanico en mano. Este, Oni incluido, fue lo único que, al Yomi, descendió.
Keiko, jamas, volvería a ocultar su rostro

(100 palabras+título)

13 comentarios sobre “Escribir jugando (septiembre)

    1. Obligado me vi si quería poner el nombre de la diosa y fuera coherente con la historia. Me alegro de que te haya gustado y no olvides que Keiko supo salir adelante por su inteligencia sin hacer uso de la belleza. Doblegando, en su propio terreno, a la diosa a quien su alma había vendido. Vale, ufff que me enrollo solo 😂😂😂
      Saludos Lídia 🖐

      Le gusta a 2 personas

  1. Que bonita la historia de Keiko, me ha encantado y que bien documentada, jeje. Aunque me la he tenido que releer varias veces (lo reconozco :(( ) hasta que la he pillado, jajaja, esto me pasa por meterme en berenjenales que a mi me encanta leer pero escribir no lo había hecho nunca,jiji.
    Besote!!!!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.