Solo puede quedar uno (Desafío IMAGENA enero 2020)


Solo puede quedar uno

La partida final

Hola, soy una tortuga. Soy consciente de que soy un elemento difícil de introducir en una muerte, ya sea accidental, natural o en un asesinato, pero a ver qué puedes hacer conmigo.

Para quienes han vivido siempre en la opulencia, sin problemas económicos ni mucho menos morales, resultaba muy tentadora la oferta que corría por las redes sociales más oscuras y sórdidas frecuentadas por estos multimillonarios aburridos de todo.

El escueto anuncio parecía una simple convocatoria para una muy selecta partida de poker. Los cien millones de la suscripción solo era un efectivo filtro para los curiosos. Lo verdaderamente excitante era el premio para quien quedará el último en la mesa o eliminaran a alguno de los finalistas.

Todos los participantes firmarían un pagaré en blanco que igualaría la apuesta en la mesa y si lo perdían quien lo ganase podría poner en él la deuda contraída sin limitaciones, no solo dinero o propiedades, tenían que cumplir con lo que allí les pidieran, incluido el asesinato o el suicidio en la última fase.

Esta claro que semejante timba tendría que tener lugar en un sitio tan paradisíaco como permisivo con los multimillonarios y sus innombrables tropelías pagadas o mejor dicho compradas, literalmente, con su asqueroso dinero.

Las fases clasificatorias, sin pagares de sangre por medio solo de dinero y mucho, se fueron celebrando encubiertas como partidas de alto nivel pero normales entre estos vips. Finalmente se fueron perfilando los cuatro finalistas que irían a por todas a La Isla de las Tortugas.

La sorpresa la dieron dos ricas herederas que por lo visto también se les daba bien este juego de apuestas. Los otros dos ya eran más conocidos, un reconocido vendedor de armas sin escrúpulos y egocéntrico empresario del transporte de cualquier cosa animal o persona según las tarifas del mercado.

En la pequeña isla, en su parte más elevada al final de la cala, solo había una casa estilo colonial bien restaurada; esta serviría de hotel y casino para los cuatro jugadores. No habría personal externo pero, todo lo que allí aconteciera, quedaría reflejado por alguna de las numerosas webcam que no dejaban ángulo muerto alguno.

Hubiera parecido lógico que los cuatro finalistas formaran dos equipos iniciales, por un lado los dos empresarios y por otra las dos ricas herederas. Pero la auto suficiencia de unos y la competitividad de las otras hizo que fueran cada uno por su lado, o al menos eso parecía.

No perdieron el tiempo y después de un breve descanso, esa misma noche, comenzó la tan ansiada competición. Las manos de tanteo fueron el precalentamiento para que de madrugada en una sola jugada el contrabandista de armas tuviera que poner su pagaré encima de la mesa.

Por la mañana, con un tiro en la sien, sentado y con la mirada perdida, el experto en armamento, presidia el desayuno. A la chica morena que ganó su pagaré, le pareció muy paradójico que satisficiera su deuda jugando a la ruleta rusa. De los seis intentos requeridos solo necesitó de tres para reventarse la cabeza.

Los tres supervivientes decidieron tomarse la mañana libre y retomar la eliminatoria por la tarde. Aunque la primera victima supuso, por las circunstancias, motivo de ironía y hasta sarcasmo, internamente todos sabían que no había límite para el pagaré.

Por la noche se volvió a repetir la misma táctica y bien entrada la madrugada, casi al amanecer, el viejo importador exportador tuvo que igualar la apuesta con su hoja en blanco firmada encima de un abultado monto de fichas.

Esta vez fue la chica pelirroja quien puso el texto al papel y pidió ejecutar la deuda contraída. El traspaso del cincuenta por ciento de su emporio, el resto lo tenia bajo sociedades ficticias, no le hizo perder la sonrisa al viejo traficante viendo que de este lance saldría con vida.

A medio día, después de la comida, el viejo traficante abandonó La Isla de las Tortugas en un bote. Estando la embarcación, a medio camino del yate anclado fuera de los arrecifes, los dos marineros del archipiélago que iban a bordo le contaron el porque del nombre a esa pequeña isla de donde fue recogido. No hizo falta mucha explicación, cuando por la borda fue arrojado y unas gigantescas tortugas carnívoras, dieron rápida cuenta de él.

Precisamente, el primer señor de la casa colonial, a falta de tiburones, hizo de estos galápagos unos auténticos depredadores. A base de alimentarlos con los esclavos que ofrecían alguna resistencia al duro trabajo o simplemente para su diversión. Precisamente, estos dos marinos, eran descendientes directos del tráfico de personas; por las que el viejo importador exportador, comenzó a amasar su impúdica fortuna en estos lares.

Esa última noche las apuestas en la red sobre si ganaría la morena o la pelirroja habían desbordado todos los límites. Y aunque la cosa estaba uno a uno el montante en juego era una auténtica fortuna nunca antes vista. Tres mil doscientos millones encima de una mesa de poker era un bote sin precedentes aunque fuera solo en fichas.

A media noche, una enfrente de la otra, comenzaron el último asalto. Nada hacía prever que el desenlace fuera temprano pero a las dos horas de juego todo el dinero, excepto los respectivos pagarés, estaba apostado encima de la mesa. Como un último, el ganador se lo lleva todo, pusieron ellas sus respectivas notas firmadas en blanco encima de todo el montante.

En ese momento las casas de apuestas, que en directo lo estaban retransmitiendo, cerraron las mismas con el típico ya no va más a la espera del ansiado desenlace. Bueno, el resultado sí que fue de lo más sorpresivo, cuando se voltearon las cartas. La risa de ambas mujeres descubrió su complicidad hasta entonces bien oculta.

La morena presentó una escalera de color al cinco con tréboles y la pelirroja la misma jugada solo que con diamantes. Si había algo que nadie esperaba era este empate técnico; claro está salvo ellas y, el organizador de semejante timba, un servidor. Unas apuestas pagadas cinco a uno a que ninguna ganaba cuando todavía eran tres los participantes dió al traste con el resto al no poderse desestimar, dinero que les vino muy bien a todos los habitantes del archipiélago. Mientras que en la final, por el inesperado y no contemplado resultado, las casas de apuestas tendrían que devolver todo lo jugado desmantelándose como gigantescos castillos de naipes.

Al día siguiente varias casas de apuestas clandestinas dieron de quiebra y las otras, literalmente, desaparecieron en la oscura red sin dejar rastro alguno. Por otra parte hubo millonarias donaciones a ONG´s de todo tipo y a otras asociaciones tanto médicas como sociales. El dinero sucio bien empleado consigue perder su hedor.

Hacía tiempo casualmente descubrí estos oscuros tejemanejes en la red y, viendo las ingentes cantidades de dinero que movían las más despreciables apuestas, se me ocurrió la idea de aligerar algo su pesada carga. Conocía a dos chicas, ambas crupieres; desde mi época de jugador o más bien perdedor; que podían hacer el papel de riquísimas y tontas herederas para esta partida del siglo. El resto solo fue poner el cebo adecuado.

Al fijar una cuota de inscripción tan alta estaba claro que, solo la gente con menos escrúpulos y más dinero, no podría resistirse a participar en este juego total. Que los dos más impresentables quedaran para la final también tuvo su punto; al ser, en cierta medida, ayudados por mis dos colaboradoras.

El mundo sigue teniendo mucha mierda que limpiar pero anónimamente unos cuantos miles de millones de dinero negro hemos blanqueado socialmente. Así como eliminado a dos, de las mayores alimañas, que por el mundo andaban. No somos justicieros, ni tan siquiera yo me llamo Charlie y ni las chicas son mis ángeles. Eso sí, con la buena tajada hemos sacado, El archipiélago de la Isla de las Tortugas ha dejado de ser un reducto de esclavitud para convertirse en un próspero destino vacacional. Y en cuanto a las tortugas gigantes ya han cambiado su dieta de carne a pescado.


29 comentarios sobre “Solo puede quedar uno (Desafío IMAGENA enero 2020)

  1. Deberían surgir más desafíos. Así tu inspiración tendría más trabajo y por ende, disfrutaríamos de más historias truculentas como esta. Que por cierto, de principio a fin, fue emoc emocionantes. Bien valdría un guión para los próximos goyas, porque Almodóvar ya está muy repetitivo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues yo aunque lúdico y bromista tampoco soy jugador ni apostador y al poker de dinero jamás. Así que con poco conocimiento y algo más de improvisación he ido sacando el relato adelante.
      Lo importante es que os haya gustado y yo, por mi parte, pueda esta mano darla por ganada 😁🖐️

      Me gusta

  2. ¿Y decías en mi web que no está a la altura? ¡VAmos! Me ha parecido un relato súper original, JM! Con emoción, con intriga, con un tema a la orden del día, como las dichosas apuestas y un giro final en el que todo lo que parece malo (o es malo) acaba utilizándose para un fin que, como bien dices, le elimina el tufillo. ¡¡¡¡¡Incluso has conseguido encajar a las tortugas!!!!! Lo dicho, me ha encantado y te agradezco mil que te hayas pasado por la web y hayas dejado una nueva participación. ¡Un besote, compi! ¡Nos leemos!

    Le gusta a 2 personas

    1. Con comentarios así Jessica estoy encantado. Tus retos obligan a mover la neurona y montar toda una historia o un guión con personajes y situaciones. Para mí son a la medida porque soy bastante cuentista y peliculero. Pero hasta que no encuentro los roles, me quedo fuera de juego, y en esta ocasión casi fuera de plazo.
      Por supuesto que procuraré repetir para el próximo, sabes estimular y dar confianza a tus seguidores, en este caso, participantes.
      Saludos 🖐️

      Me gusta

    1. Muchas gracias Estrella me alegro de que te haya gustado esta historieta. Casi mejor que no entiendas de poker sino igual me cogías haciendo trampas. El caso es que me hacéis unas críticas muy reconfortantes queme anima a realizar estos rebuscados desafíos.
      Muy agradecido por tu visita y comentario 🖐️

      Le gusta a 1 persona

  3. Un relato lleno de intriga de principio a fin, no sé jugar a las cartas, el poker siempre me llamaba la atención, pero he sido incapaz de aprender, tal vez por falta de interés por los naipes, pero en tu historia me ha encantado ese juego que has creado, sigues siendo magnífico en tus creaciones JM, no me extraña que el Percebe esté rabiando porque no puede contigo. Jejejeje.🌹

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.