Escribir Jugando. Marzo ’22


Marzo 2022
Carta: Dixit Daydreams. Dado: Story Cubes.

Hoy quizás…

Son las cuatro de la tarde, 
el cuco del reloj acaba de cantarlo, 
la taberna abre sus puertas. 
Él no es un vagabundo ni un mendigo, 
solo un melancólico soñador, 
que se inspira, 
delante de una copa de vino. 
Su imaginación flota entre los vapores etílicos que, 
como una catapulta a cámara lenta, 
lo elevan hasta lo más alto. 

Allí, donde los picos del valle, 
atravesando las sombras de la desesperación, 
se visten inmaculados de blanco. 
Allí, donde las Almas revoloteando, 
como en un recreo, 
esperan ser llamadas, 
por la campana del infinito cielo, 
a su eterna morada. 
Hoy quizás...

100 palabras justas


15 comentarios sobre “Escribir Jugando. Marzo ’22

  1. Dejó en manos del azar su destino. Ya había perdido en la apuesta la vista, ¿De qué servía si no estaba ella para ser mirada? Igual el gusto, sentido que no le había traído sino vicio y desgracia. Le quedaba el olfato con que percibía la dulzura del vino sin tener que embriagarse, le quedaba el oído para deleitarse del fino canto del pájaro azul. Y, finalmente, conservaba el tacto, bendito don que le permitía lanzar el dado nuevamente y apostar uno más de los sentidos. Hacía tiempo que soñaba con desvanecerse y todo dependía ahora de la aparición del cuatro.

    Le gusta a 1 persona

    1. Los sentidos fueron perdiendo sus facultades, pero solo con la nostalgia de sus sensaciones avivaba el recuerdo de su sentimiento; aunque el inexorable tiempo hubiera puesto años de distancia en los mismos.
      Solo el vino y sorbo a sorbo, sin prisa ni agobio, como en un sopor conseguía transportarlo allí donde los relojes no tienen agujas y el espacio permite que los sueños se citen con quienes ya disfrutan de su merecida paz eterna.
      🖐🏼

      Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Lídia. Bueno, yo lo veo más nostálgico que triste o melancólico. Hay etapas en la vida que el presente se sustenta entre recuerdos como saltando entre piedras para cruzar un profundo río y no ahogarte con la corriente.
      El caso es que con el tiempo que me quedaba solo pude improvisar eso en vez de algo más alegre. Saludos 🖐🏼

      Me gusta

Responder a Lídia Castro Navàs Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.