Diario de un percebe (soso): 10 de enero regreso a lo cotidiano


Hoy es el comienzo laboral de este año, había que gastar el pequeño remanente de vacaciones del año pasado. Al ser, a mitad de semana, es un retorno light que no provocará mucha fricción por el cambio de rutinas de ocio a trabajo.

La cosa no ha ido mal, solo con mirar los correos electrónicos ya he tenido para entretenerme toda la mañana. Sigo haciendo de ventríloco y con un gesto de cuello o un movimiento de cejas he saludado a mis compañer@s. Es una ventaja esto de poder hablar sin mover los labios.

Me habían preparado una reunión por vídeo y como en una tele, al estilo de nuestro presidente, me he pasado casi dos horas. Esto ya lo dominaba antes de la ventriloquia, sólo hay que poner cara de atención, aunque te estés poniendo al día de los mensajes del móvil 🙂

Al final no ha sido tan duro, creo que ya me conocen y me tratan con perfil bajo; mejor, así yo puedo seguir hablando sin mover los labios como el artista que soy, aunque lo sigan pronunciando mal y en sus corrillos me llamen el autista 😛

4 comentarios sobre “Diario de un percebe (soso): 10 de enero regreso a lo cotidiano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.