FUERA DEL CONCURSO DE RELATOS, XXVIII Edición: LA GUERRA DE LOS MUNDOS de H.G. WELLS (IX)


El cometa invasor

El cometa Centurión pasó hace unos años muy cerca de La Tierra, y no volvería a saludarnos según las estimaciones científicas hasta dentro de cien milenios. Su proximidad hizo que hubiera algunas alteraciones meteorológicas, pero lo mas sorprendente era ver como de su inmensa cola millones de pequeños meteoritos cruzaran nuestra atmosfera como fugaces estrellas.

En aquellos momentos no nos dimos cuenta pero la invasión de La Tierra acababa de comenzar. De entre aquellas pequeñas rocas extraterrestres recogidas, no mayores que una pelota de golf, ninguna salvo elementos químicos desconocidos aportó vestigio de ningún tipo de organismo o cadena celular genética.

Muchas de estas piedras lógicamente cayeron al mar, pero por analogía todas eran de composición similar y sin ningún tipo de radiación. Simplemente eran pequeñas rocas inertes sin riesgo alguno salvo cuando cayeron por su velocidad.

Por nuestra parte nosotros seguimos mareando la perdiz con el cambio climáticos, las nuevas pandemias, o el trasvase de la energía de fósiles a las ecológicas y alternativas, sin darnos cuenta del verdadero cambio que lentamente pero sin descanso nuestro planeta estaba tomando.

Todo comenzó con tsunamis que tímidamente fueron recuperando todo aquel terreno ganado al mar, nada que ver con el deshielo de los casquetes polares que vaticinaban por la subida de las temperaturas. Muchos volcanes, también como quien no quiere la cosa, recobraron su actividad sin violencia pero creando numerosos ríos de lava.

En los mares los grades mamíferos se organizaron para ser indetectables por los barcos pesqueros. Había quien decía que las ballenas usaban a los delfines, muy activos y visibles ahora en cualquier parte, como observadores comunicándose con ellas por ondas cerebrales.

En las selvas, bosques y junglas, muy diezmadas por nuestra explotación indiscriminada, los árboles y la vegetación empezó a crecer a la velocidad de los hongos. En esto también había quien especulaba que los meteoritos del cometa en realidad eran bolitas abono planetario.

Así comenzó una guerra sin cuartel contra La Madre Naturaleza. Nuestro ejercito era grande, bien preparado y con maquinas impresionantes. Ella no malgastó más efectivos que los necesarios, contaba con que estábamos en su terreno. Finalmente, por nuestra necedad ya muy diezmados, aceptamos la derrota y los humanos supervivientes acabamos en reservas.

El caso es que ahora, los de la supuesta cúspide de la evolución genética, somos quienes vivimos enjaulados, confinados en aldeas o pequeños poblados sostenibles. Estamos rodeados de bosques, selvas, o densa vegetación; y el resto de los mamíferos, que por cierto se llevan muy bien entre ellos, son quienes nos custodian y, cuando nos visitan, hasta con fruta nos obsequian.



4 comentarios sobre “FUERA DEL CONCURSO DE RELATOS, XXVIII Edición: LA GUERRA DE LOS MUNDOS de H.G. WELLS (IX)

  1. Pues esta invasión-rebelión del propio planeta es la más plausible y hasta merecida ocupación. Nos lo estamos ganando a pulso por descuidar y dañar sin ningún respeto nuestro entorno.
    Muchos dicen que nos vamos a cargar el planeta, pero yo creo que será la propia Madre Naturaleza la que se encargará de ponernos en nuestro sitio. Muchos se merecen ya esas jaulas.
    Yo, si me dosifican bien con cervezas, hasta me apunto voluntario. 😝
    ¿Llegarás al relato número X?
    Te mando dosis energéticas por si las necesitas. 🍻🍻🍻🍻🍻

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, el cometa vengador, cualquier día lo vemos pasar. Igual siendo una especie más, y no como la prepotente que actualmente somos, yo creo que nos iría mejor a todos.
      En cuanto a los relatos teóricamente tengo los X, uno oficial y nueve que se han colado. Tengo ya mucha niebla en la imaginación y no sé si se despejará de aquí a final de mes.
      Que no falte la 🍻🍻🍻👍🏻

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡Hola, JM! Precisamente, ese cometa vengador bien podría haber pasado ya. En octubre de 2017 un extraño objeto extraestelar, el llamado Oumuama, pasó muy cerca nuestro y presentaba una morfología peculiar. Tanto como para que muchos científicos consideren la posibilidad de que sea artificial, Quien sabe. Lo que es seguro es que H.G. Wells estaría muy de acuerdo con el mensaje de este relato. Un abrazo!

    Me gusta

    1. Pues sí, David. La Tierra también tiene sus aliados y cada montón de años pasan para ver como sigue la cosa por si tienen que echar una mano para someter a alguna raza hostil como la nuestra. Yo particularmente que los monos me obsequien con plátanos y vivamos tumbados a la bartola no me parece nada mal 😂😂
      Saludos 🖐🏼

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.