MICRORRETOS: UN CADÁVER EN EL ASCENSOR (V)


Los Alcornoques, 9 (IV) El forense

Después de llamar la portera a la policía, el primero en llegar fue el forense que, a las cinco en punto de la tarde, se presentó en Los Alcornoques nueve. Muy oportunamente, esa tarde su partida de mus, era en el bar de la esquina. A él y a su compañero de juego, el juez del turno de tarde, les llegó a la vez el aviso al móvil, y viendo que era ahí al lado decidieron terminar el chico que les faltaba. Cada tarde esta pareja de tahures cambiaban, aleatoriamente, el tapete de zona, para que ningún puto y envidioso compañero pudiera establecer un patrón de sus escaqueos.


Con las prisas, y que el coche lo tenía en el extremo contrario de la calle, el forense se presentó literalmente con las manos en los bolsillos. Al llegar al ascensor no tardo en reconocer el cuerpo tendido en el suelo, era Jacinto El Señas —famoso en las partidas de mus por sus tics nerviosos que se confundían con las señas— vestido con traje y sombrero como si fuera para una cita. Y por las pastillas azules del suelo, seguramente, no sería solo para tomar café.

Todo este diagnóstico lo hizo sin material forense alguno y con las manos en los bolsillos. Al poco llegó el resto de personal desde sus respectivos centros. El forense siguió con su eficaz profesionalidad enseñando una autorización del juez, escrita en una servilleta del bar, para levantar el cuerpo. La autopsia ya se encargaría del resto…



11 comentarios sobre “MICRORRETOS: UN CADÁVER EN EL ASCENSOR (V)

  1. ¡Ole! Ya sabemos quién es el finado. Aunque si usó las pastillitas se le ha pasao algo por alto.
    Ese forense es funcionario y a punto de la jubilación. ¡Seguro! Se parece a un médico de familia que tuve que me recetaba antes incluso de sentarme, para acto seguido gritar: El Siguiente.
    Genial, Gila, por supuesto.
    Más encadenao a esta serie que a las de Netflix. 😜😝
    🍻🍻🍻🍻

    Le gusta a 1 persona

    1. Del forense como médico no te fíes mucho, pero para echar un mus seguro que buena pareja con tantas horas de práctica.
      Sí, Gila, fue un genio incomprendido del humor. Los chistes de Torrente solo te pueden hacer gracia la primera vez, pero con el maestro del teléfono te sonríes cada vez.
      😂🍻🍻🍻🖐🏼

      Le gusta a 1 persona

Responder a misletrasliterarias Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.