CONCURSO DE RELATOS XXXII Ed. CUENTOS MACABROS de EDGAR ALLAN POE (La invitación)


CONCURSO DE RELATOS XXXII Ed. CUENTOS MACABROS de EDGAR ALLAN POE

Nota: Los enlaces de este relato son referencia (guiño) a alguna de las historias de Edgar Allan Poe. Autor homenajeado en este concurso.


La invitación

Hacía muchos años que había perdido el contacto con mi compañero de borracheras, de cuando ambos éramos estudiantes inadaptados, rechazados por el resto. Por naturaleza, almas solitarias que no encajaban en ningún grupo, y superaban esa frustración bebiendo solos. Así fue como nos conocimos en una mugrienta taberna. Desde ese momento lo compartimos todo. Al finalizar el curso, él desapareció.

Yo, al transcurrir de los años, superé la bebida y hasta la soledad con diversas relaciones —incluso románticas—, pero la simbiosis de aquella extraña amistad fue un referente nunca repetido. Así que, cuando después de tanto tiempo, recibí aquella formal invitación de mi antiguo colega, me faltó tiempo para preparar el equipaje.

La Mansión Usher no estaba próxima al apeadero de su nombre, había que seguir el camino del bosque que rodeaba la propiedad para llegar a las formidables verjas de su entrada. Al menos, en aquella noche de luna nueva, la oscuridad no me envolvió antes de divisar las amarillentas luces del palacete.

Una silueta lejanamente familiar, entre temerosa y ansiosa, me esperaba a la puerta de la mansión. Su parco saludo contrastó con un efusivo abrazo, haciéndome dudar entre un gesto de alegría o pésame; a su contacto, un fuerte escalofrío, me recorrió todo el cuerpo. Ya en el vestíbulo me comentó que, solo estaban él y su hermana mayor, porque el servicio abandonaba la casa antes del ocaso y volvía al amanecer. En aquel momento me pareció un arreglo justo para mantener cierta independencia y, sobre todo, discreción.

Después de asearme un poco me vestí para la cena y bajé al comedor. Casi no había tenido tiempo de ver la grandiosidad del edificio, de al menos de tres plantas con amplios corredores, mi humilde apartamento entraría en el recodo de cualquiera de sus pasillos.
La mesa estaba presidida por una mujer, unos pocos años mayor que nosotros, deducidos por su plateado y cuidado moño. Un elegante vestido de terciopelo negro realzaba su distinción contrastando con la extrema palidez de una ovalada cara. En cambio, la tersura de su rostro, carente de arruga alguna, mostraban a una muy atractiva anfitriona, pero a la vez inquietante.

En la sobremesa, con una voz suave y cristalina nos dio las buenas noches la hermana de mi amigo. Salvo el saludo con un gesto a mi llegada, fue lo único que la oí pronunciar en toda la velada. Nosotros nos fuimos a una salita donde pasamos gran parte de la noche rememorando los tiempos de borracheras, pero esta vez tomando coñac francés auténtico.
Casi amaneciendo, ya bastante bebidos, con etílico valor él me contó la historia familiar. Y como, su hermana les salvó de la ruina, casándose con el señor Valdemar, un viejo tan excéntrico como adinerado.

Con algo de lógica resaca me levanté a desayunar, pero solo había un servicio en la mesa. Un distinguido hombre, que se identificó como el mayordomo, me dijo que era para mí porque los señores, no iban al comedor nunca hasta la cena; o bien, a la comida, si su migraña se lo permitía.

Yo aproveché esa mañana para explorar los alrededores. Desde fuera, el palacete con su diseño tan sobrio, daba sensación de siniestro y no me extrañó que el servicio prefiriera dormir mejor en sus propias casas.
Al rodear la edificación, un sólido pozo custodiado por un inmóvil gato negro, se hallaba delante de la entrada de servicio. Cuando instintivamente me aproximé, una figura voluminosa con voz seca y marcial desde la primera ventana —por su blanco atuendo y gorro, seguramente, la cocinera— me advirtió que era peligroso asomarse al viejo pozo y más intentar acariciar a ese maldito negro demonio.

El almuerzo lo hice también solo, el mayordomo me ratificó las disculpas familiares por su migraña congénita, pero que a la cena si asistirían. Aquella tarde me la pasé husmeando en la biblioteca, La estancia era un coqueto estudio donde la calidad superaba ampliamente a la cantidad de volúmenes. Hojeando el incunable poemario de Poe encontré una carta robada, pero por la fecha (la inconsolable Madeline de la misma) sería ya una centenaria, pero no la pálida hermana mayor de mi amigo.

En la cena se repitió la misma ceremonia que la noche anterior, pero la sobremesa nos duró solo una copa del espléndido coñac; ambos nos mostrábamos cansados. Serian más de las dos de la mañana cuando extraños ruidos me despertaron. Al avivar el quinqué unos secos graznidos me guiaron hasta algo negro oculto en la penumbra. Al ser expuesto, el cuervo empezó a revolotear por toda la habitación, hasta que acertó a salir por el abierto ventanal.

Aquel sobresalto de madrugada precisaba de una buena copa de coñac para tranquilizarme. Mi sorpresa, al entrar en la salita, llegó al paroxismo. Allí estaba Madeline, con el pelo suelto, llevando únicamente un camisón de gasa blanca. Sus pálidas y tersas facciones la hacían parecer un ser espectral.

Ante esta inesperada intimidad, ella se mostró más locuaz conmigo. Una suave y cristalina voz, me narró la obligatoriedad familiar de casarse con un viejo tan rico como posesivo; pero, sobre todo, un obseso por las ciencias ocultas. Y también como, a cambio del rosa sus mejillas y el dorado de su hermoso pelo, con esas oscuras prácticas ella superó su mortal tisis crónica.

Brindamos por ello, jurándole yo guardar la confidencia con mi amigo —su hijo—, hasta que el mismo se atreviera a contármelo.


(900 palabras, sin incluir el título)

58 comentarios sobre “CONCURSO DE RELATOS XXXII Ed. CUENTOS MACABROS de EDGAR ALLAN POE (La invitación)

  1. ¡Maravilloso, JM!
    Un espléndido despliegue de referencias al genial Poe perfectamente engarzadas en el relato; con un final, además, muy acorde a la atmósfera de sus historias.
    Aunque sería interesante conocer cómo terminó esa noche, mejor déjalo escondido entre las cortinas de la intimidad. 😉😊
    ¿Pudiste conocer «más» fantasmas el resto de tu estancia? Ya me contarás delante de un par de cervezas, que a mí el Coñac, más si es francés, me resulta explosivo. 😅😝
    Muy buen relato. Un abrazo 🤗😊👍🏼🍷🍻🍻

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, JA. Poe es un referente y no podía yo faltar al reto dentro de mis limitaciones, por supuesto.
      Esta historia prefiero dejarla así, aunque tenga una segunda parte medio pensada. Ya estoy con no se cuantos relatos más a la espera de su segunda parte o la conclusión y aunque la imaginación es ilimitada mi cordura solo a medias. 😂😂
      El problema del coñac francés es su paladar suave, te lo tomas casi como si fuera jerez y acabas con una cogorza de marca. Eso no quita que, al igual que el ron añejo, y de vez en cuando se pueda sellar una buena comida con una copita.
      Me alegro de que te haya gustado y pronto nos veremos en el VadeReto. De momento y para llevar un poco mejor el calor que hace 🍻🍻🍻🍻🍻🖐🏼

      Le gusta a 1 persona

  2. Realmente muy bueno, me gustó mucho el transcurso de la historia y su final, queda abierta a la imaginación del lector lo sucedido a posteriori, me gustó mucho, saludos y mucha suerte en el concurso, PATRICIA F.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Patricia. Me alegro de que te haya gustado el relato. Y sí, creo que parte del encanto de este género es que quede abierto, presente en la atmósfera, y cada uno se imagine el resto. Saludos y suerte también. 🖐🏼

      Me gusta

  3. Esta excelente concatenación es el mejor epítome que podías haber aportado para el homenaje singular que nos ocupa. Toda la atmósfera que has descrito con pericia, me ha hipnotizado

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Juan. Me alegro de que te haya gustado. Ahora me toca a mí quedar en trance al leer vuestros aportes y conociendo el percal (tu léxico no pasa desapercibido y muy propicio para este evento), más de un buen susto me llevaré con el personaje que nos ha tocado. Saludos y suerte.

      Me gusta

  4. Hola JM. Has dado un buen repaso a muchas de las grandes obras de Poe, encajándolas en el relato con soltura. El ambiente tétrico de la casa Usher nos oprime durante toda la historia, y esa misteriosa Madeline, que finalmente resulta se la madre y no la hermana del amigo, parece acechar en cada rincón de la mansión escudriñándolo todo. Más bien pareciera que hubiese hecho un pacto con el diablo para preservar su juventud. Mucha suerte y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola. Jorge. Sí, aprovechando autor he hecho casi (salvando por supuesto las distancias) un guion para la Hammer de los 60-70. Veo que has pillado todas las tramas y dejándolo abierto admite más de una posibilidad. Ahora me toca leer los vuestros y seguro que disfrutaré con ello. La temática de este mes es muy propicia sabiendo del nivel que os gastáis. Saludos y suerte.

      Me gusta

  5. Hola, JM. Sin duda, tu fascinante relato homenajea sobradamente a Poe con una nutrida muestra de alusiones a su obra.
    Los escenarios tétricos y la inquietante atmósfera también recuerdan al Maestro.
    Suerte en el Tintero
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, JM. Vaya repaso de elementos Poetanos. No has plasmado más porque no habría espacio. Muy buena la atmósfera y el juego al despiste, me has tenido en vilo hasta ese final que nos deja las puertas abiertas. No sé si entendí bien o no, pero me huele que en esa casa no va haber ni espejos, ni crucifijos ni una mísera salsa de allioli.
      Felicitaciones por una elaborada propuesta. Me ha gustado mucho.
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

      1. Hola, Pepe. Sí, es un alivio para mí que sean 900 palabras, si hubieran sido más habría querido meter también más referencias y me habría quedado el relato igual que un laberinto sin sentido.
        La trama puede ir de sangre, ceremonias siniestras, maldiciones, etc. Lo he dejado abierto para que cada uno lo interprete a su gusto. Me alegro de que a ti te haya gustado y solo me queda disfrutar con vuestros tenebrosos relatos para no pegar ojo en toda la noche. Semana de Poe que ya sé cómo os las gastáis por aquí.
        Saludos y suerte.

        Me gusta

    2. Hola, Paco. Yo más que homenaje diría guiño, necesitaría pulir bastante mi estilo para que lo fuera. Pero me alegro de que te haya gustado y ahora os pasaré yo revista para disfrutar pasando miedo. Saludos y suerte.

      Me gusta

  6. Caray, JM. No tomé yo las cláusulas del reto como has hecho tú, cuantas más mejor. La verdad es que tu casa Usher se las trae y esa misteriosa mujer del pelo blanco, también. El secreto desvelado en la última frase te ha quedado impactante. Me ha gustado.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, MJ. Sí quise hacer una pequeña ensalada Poetiana y espero que el aderezo de mi estilo no la eche a perder.
      Me alegro de que te haya gustado, el desafío de este mes no es afín y acabaremos a puñaladas, o emparedados, o en llamas, o engullidos por un siniestro mar, etc
      Saludos y suerte que ya he visto como cogías este tren casi ya saliendo del andén.

      Le gusta a 1 persona

      1. Como siempre. Es que el nivel es alto y tengo por costumbre apurar el tiempo hasta el final para seguir corrigiendo y mejorando mis textos. A mí me cuesta redondearlos, será porque no soy de letras y todo esto se me hace grande a menudo. Mi formación literaria es muy autodidacta y tengo bastantes carencias. Así que apuro el plazo hasta el límite. Este mes por cuestiones personales se me hizo especialmente cuesta arriba. y siguiendo tus elucubraciones acabaremos enterrados vivos… y hasta ahí puedo leer…

        Le gusta a 1 persona

        1. Hola, MJ. Sí que usan tinta de marca en este tintero, ¿será por ello que es de oro?. Yo también llevo mal lo de corregirme y menos mal que la ortografía, y algo de gramática, me la da el navegador (Language Tool, es la extensión que tengo). Así que, de primera mano, conozco el problema y lo de releer y tal me acaba quemando más que escribir.
          Bueno, entenderé tu última frase cuando llegue al último relato y espero que este enterramiento corra la misma, o mejor, suerte que tu Halcón Maltés. Saludos

          Le gusta a 1 persona

          1. Gracias por tus buenos deseos, JM. Pero en esta ocasión, y después de haberme leído ya casi todos los cuentos, creoque la cosa está más bien cruda. Está claro que el terror es muy afín a muchos de los participantes. Hay grandes historias. Ya se verá. un saludo.

            Le gusta a 1 persona

            1. Hola, MJ. De nada pero piensa que nuestros gustos autocríticos son sólo unos más, para bien o para mal. La prueba es que siendo lo más imparcial posible me he llevado más sorpresas que aciertos en mis pronósticos.
              Por otro lado, coincido contigo en que este mes la cosa estará muy cruda. Yo voy por el 50% de los compañeros y muchos parecen alumnos aventajados de Poe. Este finde me leeré el resto, pero me temo que seguirá la misma tónica, así que a la hora de votar casi tendré que hacerlo con el dado.
              Bueno, en mi caso, veo el lado positivo. Me sirve de ejercicio de nivel literario y creo que mejoro un poquito con cada Tintero. Además las interconexiones son todas buenas y eso es muy motivador para mí.
              Saludos, ya te daré mi opinión cuando te lea (hasta que no publico no empiezo a leer al resto por orden) y suerte 🖐🏻

              Le gusta a 1 persona

  7. Hola, JM. La historia está muy chula, es un derroche de imaginación como de costumbre. Me ha gustado como ha ido evolucionando el protagonista, al principio desconfiado y al final se ha liado la manta a la cabeza. El cierre del relato , con un desenlace abierto, te ha quedado muy bien. Además, también has metido un montón de referencias a Poe. Mucha suerte en el concurso. Un abrazo.

    Me gusta

    1. Hola, Pedro. Me alegro de que te haya gustado esta truculenta trama. Una inquietud, más que miedo, siempre presente me pareció una buena alternativa. Y dejar el final abierto es para mí una tentación a la imaginación. Gracias por pasar y comentar (algo que se me olvida agradecer muchas veces). Un saludo y suerte.

      Me gusta

    1. Hola, Flor. Bueno, algo vampiros sí que son haciendo vida nocturna y lo de las migrañas puede ser solo una excusa. Que el servicio no haga noche en la casa también es otro detalle que puede resultar inquietante.
      Me alegro de que te haya gustado y en esta semana lo pasaré yo, literalmente, de miedo leyendo vuestras historias. Saludos y suerte.

      Me gusta

    1. Hola, Josep. Sí, he preferido, mezclar un poco las referencias, o más bien aprovecharlas, para darle un mayor relieve a la historia y que mis gazapos literarios pasasen más desapercibidos.
      Me alegro de que te haya gustado el resultado y ahora, como ya he dicho, me lo pasaré yo de miedo leyéndoos, así que saludos y suerte..

      Me gusta

  8. Hola, JM.
    Una estupenda historia, en la que vas adentrándote a ella, viendo a cada paso una referencia o guiño perfectamente entrelazado. Como el secreto que se desvela al final del relato, y del que quieres seguir leyendo un poquito más.
    Muy bueno.
    Mucha suerte.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Irene. Me alegro de que te haya gustado. Después de ver tantas películas de la Hammer algo se me ha contagiado y con Poe de anfitrión hemos dejado volar la imaginación dejando un final abierto a la especulación.
      Saludos y suerte también. Ahora me toca a mí pasarlo de miedo leyéndoos, pero peor después a la hora de votar.

      Me gusta

  9. Hola, JM. Te ha quedado un relato redondo. Las referencias no están metidas a la fuerza sino que le dan verosimilitud a la trama, y esa mansión Usher, tan perfectamente, descrita es un personaje más. ¿Y qué decir de Madeline? Vaya giro de tuerca.
    En definitiva, muy buen trabajo. Felicidades.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Bruno. Me gusta que me digas eso, a ver si rodando llega en buena posición a la gala.
      Me alegro de que te haya gustado esta historia con más misterio que mi habitual humor o ironía.
      Por cierto, este mes te libras, mejor dicho nos libramos el resto, de que no estés en las votaciones (por algo será con forma de tintero), pero veo que no has faltado a la cita con tu aporte que leeré en cuanto haga los deberes con los 29 oficiales.
      Saludos y gracias por la visita y el comentario.

      Me gusta

  10. Hola JM, ole tú, no hay como engarzar palabras (en este caso, personajes de obras de Poe) para crear una historia tétrica. Sabes, eché de menos sangre, porque si la cosa va de señores de la noche, y piel blanca como la nácar, ojos…. Ya te digo, seguiría leyendo más y más, o tal vez echaría a volar la imaginación con este final abierto, ya puestos ¿verdad? Me alegro leerte. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Eme. Te agradezco el comentario y si has echado en falta la sangre es porque te la estabas casi imaginando, por lo cual aún me siento más reconocido.
      Quise dejar abierta la historia, eso sí, con diversas semillitas que pudieran germinar según el lector y creo que no me ha ido nada mal la cosecha.
      Precisamente acabo de leer tu aporte y tengo muy claro a quien dejé metido en ese baúl a merced de los escarabajos para que no se sintiera solo.
      Saludos y suerte.

      Me gusta

  11. Hola, JM, un relato de terror gótico sobrenatural. La ambientación de la mansión mantiene la tensión de la lectura de principio a fin. La madura damisela que se conserva como una flor estremece con sus paseos vestida solo con gasas vaporosas. Y, caray, será por referencias las que has recopilado y añadido a tu relato de forma tan natural. Buen relato de terror gótico, me ha gustado.

    Suerte en el Tintero, un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Carles. Me alegro de que te haya gustado esta narración con un collage de guiños hacia Poe y su inquietante obra.
      Este mes vamos a tener unas lecturas de miedo, literalmente, je, je. Yo estoy ahora con las vuestras así que pronto nos leeremos de nuevo. De momento un saludo y suerte.

      Me gusta

        1. Hola, Maite. Me alegro de que te haya gustado. He ido dejando detalles como ese para darle más inquietud a la historia, lo mismo que el servicio no pernocte en la mansión. Y así que parezca todo más intrigante. Gracias por comentar y, por supuesto, saludos y suerte.

          Me gusta

  12. Una consecución de referencias a la obra de Poe, que como teselas romanas, han conformado un mosaico colorido de siniestros tintes. Una historia que me retrotrajo al comienzo fílmico de la película «Drácula» Y no me preguntes porqué.
    Un buen trabajo.
    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Fran. Sí, esas referencias, me han servido de apoyo y refuerzo a la historia. El que te haya recordado a una película y de vampiros me parece fenomenal ese paralelismo. Igual la palidez de la protagonista y la vida nocturna tiene algo que ver. Gracias por pasar y comentar.
      Saludos y suerte.

      Me gusta

  13. Hola, JM:
    Llego a tu mansión creativa sin invitación previa. Confío en que eso no conlleve que me arrojes a un pozo pendular o me encierres en la torre de los buitres. Tu relato espléndido le ha sentado a mi ánimo tan bien como lo el coñac a tus personajes.
    He leído que tu mansión tiene una biblioteca coqueta; con tu permiso, me acerco a curiosear en ella.
    Un abrazo, MJ.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Nino. No necesitas invitación para recorrer las estancias de esta mansión. Lo mismo que para sentarte a leer en la biblioteca o darte unos lingotazos de coñac del mueble bar. Lo único, que si te quedas a cenar, avisa primero; ya sabes que el servicio se marcha antes del anochecer.
      Creo que es tu primera visita así que: You are welcome y bienvenido.
      Saludos y suerte.

      Me gusta

  14. Me encanto la ambientacion y sobre todo ña historia previa de los protagonistas, que aunque no incide firectamente en Poe, sí wue sirve para caracterizar ambos personajes.
    El de la madre, que no tengo claro si en realidad es la hermana o hay cuatro personas, que un poco en el aire, porque tras desmelenarse fisicamente, y confidencial mente, tambien se desmelenoó…. bueno, ya sabes.
    Yo no me dejo nunca nada para hacer segundas partes, porwue al final no las haces
    La integracion de los rlementos de Poe(sbundante), las has cuadrado perfecto.
    Saludos y suerte
    No corrijo nada porque se mecierra la pagina y tengo wue repetir todo el comentario. No se si slo me pasa a mi

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Gabiliante. El comienzo de la historia es un pequeño paralelismo con el problema social de Poe y su afición al alcohol. Y me sirve para dar pie al resto del relato.
      En la casa solo estaban los dos supuestos hermanos, por la noche la mujer pálida se desmelena para desmarcarse un poco de su maldición y lo que pueda intimar con el protagonista de la historia lo dejo a gusto del lector.
      Yo tengo el problema de las segundas partes porque aunque como autor me gustan los finales abiertos luego como lector les busco los tres pies a la historia y me imagino una o varias opciones, ese es mi sino literario.
      Me alegro de que te haya gustado y ya veo que has entrado en el segundo turno, por un lado, mejor para mí a la hora de votar (hay mucho Poe infiltrado y lo voy a tener que echar a suertes), pero esta semana te leeré sin falta y de mañana para evitarme las pesadillas.
      Saludos y gracias por pasar y comentar.

      Me gusta

  15. Hola, JM. Espectacular relato. Me sorprende tu habilidad de poder colocar tantos títulos de Poe en un mismo relato y que quede tan bien, yo apenas pude con tres, je, je, je.
    Me encantó la relación «simbiótica» de estos dos amigos.
    Suerte en el Tintero.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Cynthia. No voy a decir que es fácil, pero hay trucos como el nombre de personas o coas, o en las ubicaciones poner algo que no desentone como una carta entre las hojas de un libro.
      En lo personal supongo que si Poe hubiera encontrado un amigo afín y verdadero habría durado algo más su existencia.
      Gracias por pasar y comentar.
      Un saludo y suerte..

      Me gusta

  16. ¡Vaya tutti frutti de ingredientes, JM! Los has agitado en una coctelera poeiana con maestría de mixólogo …un poco de… otro chorrito de… y ha resultado un buen brebaje gótico mixturado de sabores y aromas (notas de roble, frutas y flores del coñac); texturas (terciopelo… gasa blanca); colores, (plateado y negro); sonidos (graznidos)
    No podía faltar la nota del efecto final para completar el relato etílico-misterioso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Tara. Con tu receta desvelas la fórmula de mi relato. Espero que la cata sea suficientemente buena y que cambiando los ingredientes me pueda servir para futuros Tinteros.
      Los que carecemos de estilo tenemos que echar mano de todo lo que pueda llamar la atención como: referencias familiares, descripciones breves donde los sentidos completen la foto, suficiente ritmo narrativo para minimizar los posibles baches de guion, y
      algo de imaginación para que todo ello pegue.
      Te agradezco la visita y el comentario, máxime estando exenta por méritos propios.
      Saludos.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.