La (in)decisión by ¿Tienes hora?


Se acordó que no sabía nadar y la fobia que tenía al mar. Cuando ella le propuso lo del acantilado, el se avergonzó de su secreto y no se atrevió a confesárselo.

Ahora podría disfrutar del cuantioso legado de ella, al ser su único heredero. Entre sus planes estaría tomar clases de natación y buceo en cuanto llegara a las Seychelles.

¿Tienes Hora?

imagen: Pixabay

Salieron juntos cogidos de la mano. Hacía días que la decisión estaba tomada y tras un hermoso paseo de quince minutos, llegaron al lugar.

Se miraron, suspiraron fuertemente, se besaron y corrieron agarrados hacia el acantilado.

En el último momento él se arrepintió y soltó bruscamente la mano y al instante el cuerpo de su amada caía sobre las rocas punzantes azotadas por el mar.

Ver la entrada original

6 comentarios sobre “La (in)decisión by ¿Tienes hora?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.